"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Tesoros literarios

La Sombra del Viento (Carlos Ruiz Zafón) | Crónicas de una Merodeadora


Yo me quedo – Por: Fernando Araújo Vélez

Yo me quedo con el papel, con el libro pesado de páginas amarillentas que me va a mostrar una parte del mundo y me va a llevar a vivirla, con el periódico untado de tinta y con los mensajes en papelitos arrugados, con la mochila y el abrigo raído, con Silvio Rodríguez y Víctor Jara, con Pablo Milanés cantando “Yo me quedo con todas esas cosas, pequeñas, silenciosas”, y con dos aguardientes para gritar “que nadie sepa mi sufrir”, “prohibido olvidar” y tantas cosas más. Yo me quedo con el delirio, con la venganza fina, con la figura de don Quijote pasar, con el beso que nunca le di a usted y que pudo cambiarlo todo, con el penúltimo cigarrillo y enviarle una carta escrita a mano, y me quedo con los amores platónicos.

Yo me quedo con el eterno descubrir de las verdades que quedan detrás de las mentiras, y me quedo con el valorar y el admirar en lugar del fácil querer, y me quedo con lo difícil, aunque muera en el intento.

Completo en:

Yo me quedo


Leonard Cohen – Everybody Knows


El tamaño de mi esperanza

“Y conste que lo venidero nunca se anima a ser presente del todo sin antes ensayarse y que ese ensayo es la esperanza. ¡Bendita seas, esperanza, memoria del futuro, olorcito de lo por venir, palote de Dios!

JORGE LUIS BORGES – 1926


La literatura y la vida

“La literatura no dice nada a los seres humanos satisfechos con su suerte, a quienes colma la vida tal y como la viven. Ella es alimento de espíritus indóciles y propagadora de inconformidad, un refugio para aquél al que le sobra o falta algo, en la vida, para no ser infeliz, para no sentirse incompleto, sin realizar sus aspiraciones”.

” La literatura nos permite  vivir en un mundo cuyas leyes transgreden las leyes inflexibles por las que transcurre nuestra vida real, emancipados de la cárcel del espacio y del tiempo, en la impunidad para el exceso y dueños de una soberanía que no conoce límites”.

Mario Vargas Llosa – 2001


Paz

“Soy hombre, duro poco, y es enorme la noche. Pero miro hacia arriba, las estrellas escriben, sin entender, comprendo. También soy escritura, y en este instante, alguien me deletrea”. Octavio Paz


Vamos Quijote…vamos

“¡Ay! – respondió Sancho, llorando -. No se muera vuesa merced, señor mío, sino tome mi consejo, y viva muchos años: porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin nada ni más, sin que nadie le mate, ni que otras manos le acaben que la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese de esa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizás (xxx). Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mi la culpa (…), y el que es vencido hoy ser vencedor mañana”. El Quijote, II, cap. LXXIV.