"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Opinión

La verdadera historia de la Biblia -POR KAREN ARMSTRONG

Hoy en día, los escritos sagrados no gozan de muy buena fama. Los terroristas utilizan el Corán para justificar atrocidades, y algunos sostienen que es la violencia de sus textos sagrados lo que provoca la agresividad crónica de los musulmanes. Los cristianos hacen campaña en contra de la enseñanza de la teoría de la evolución porque contradice la historia bíblica de la creación. Los judíos sostienen que Dios prometió Canaán (la actual Israel) a los descendientes de Abraham, y que por eso son legítimas sus políticas opresivas contra los palestinos. Se ha producido un renovado interés por los textos sagrados que se ha inmiscuido en la vida pública. Los adversarios secularistas de la religión afirman que las escrituras engendran violencia, sectarismo e intolerancia; que impiden a las personas pensar por sí mismas y que llevan al engaño. Si la religión predica compasión, ¿por qué hay tanto odio en los textos sagrados? ¿Es posible ser «creyente» hoy en día, después de que la ciencia haya socavado tantas enseñanzas bíblicas?

Completo en:

Historia de la Biblia


La ciudad sin tombos -Por: Héctor Abad Faciolince

Según Pinker, el Leviatán (monstruo estatal) y el comercio justo (menos rentable que el saqueo, pero con menos riesgos), son dos de los factores que disminuyen la violencia en una sociedad. Y la policía, si no es corrupta ni arbitraria, sería la mano que vigila que se cumplan las normas del Estado. En estos días he leído artículos y visto manifestaciones en contra del nuevo Código de Policía. También he leído sobre sobornos y violencia desmedida de parte de policías que aprovechan las nuevas multas para cosechar mordidas.

Completo en:

No policia


Escritura y reparación – Por: Piedad Bonnett

La buena literatura tiene la facultad de conmover, pero también debe ser capaz de mostrar las contradicciones de la sociedad, de hundir el dedo en la llaga de sus males, de plantear problemas éticos sin caer en discursos moralistas, de poner en duda las supuestas verdades consagradas por el statu quo. Esto se puede hacer desde la ficción, incluso a través de historias fantásticas o de ciencia ficción que a primera vista nos parecen mero divertimento, pero también desde lo testimonial, un género que ha existido siempre, pero que en esta época, como nunca antes, ofrece a los lectores temas considerados tabú y condenados al silencio social por vergonzosos o “peligrosos”, según las mentalidades más conservadoras.

Completo en:

Escritura y reparación


Un mundo infeliz: el futuro de la humanidad

Pronosticar, dice Harari, que en el siglo XXI los sapiens intentarán alcanzar la amortalidad, la dicha y, por tanto, la divinidad no es original ni visionario, pues son los ideales tradicionales del humanismo liberal, que prevaleció sobre los otros dos, el socialista y el evolucionista. Lo malo es que las nuevas tecnologías poshumanistas quitarán el sentido a ese sueño.

En efecto, esa misma capacidad de establecer redes de colaboración y, en últimas, de datos, multiplicada sin límites, llevará al final del humanismo. Harari menciona que la visión neodarwinista demostró que los sapiens somos, como los animales y las plantas, organismos electrobioquímicos que funcionan con algoritmos determinados por una constitución genética que refleja presiones evolutivas emparejadas con mutaciones aleatorias. Al combinarla con la teoría de la inteligencia artificial de Alan Turing, nociones como la libertad, el libre albedrío y el individuo quedan como recuerdos míticos.

Artículo completo en:

Un mundo infeliz: Harari


Sobre el insulto “parido por el ano” POR CAROLINA SANÍN

Ahora que me detengo a mirarlo, encuentro que hay algo especialmente interesante en mi insulto predilecto: si uno le dice a alguien “parido por el ano”, excluye la participación de una mujer en el nacimiento de ese alguien. Un parido por el ano puede haber sido —en el espacio fantástico que el insulto abre— parido por un hombre, ya que los hombres tienen ano tanto como las mujeres. Mientras que el ubicuo “hijo de puta” —que por cierto no deja de ser un buen insulto, usado a menudo por mí, lindo y hasta usado por don Quijote (flor y nata de la caballería y espejo de toda bondad)— sugiere que la persona que es blanco del insulto no tiene padre, el “parido por el ano” sugiere que no tiene madre. Mientras que la condición de “malparido” puede imputársele a una madre que parió mal, el “parido por el ano” no. Mi insulto, pues, hace que cambien las cargas de género de los ya consabidos, desgastados y un poco aburridores insultos genéricos —en el sentido de “comunes”, y también de “referentes al género” (hago la aclaración habiéndome resignado a que en este país hay que explicar toda ironía)—.

Artículo completo en:

Sanín: Sobre el insulto


“Los colegios no pueden matar la curiosidad”: Mike Thiurman

Y, en la práctica, ¿cómo se desenvuelve el estudiante?

Los profesores pueden orquestar y facilitar cosas, y otras veces enseñar contenido. Pero deben lograr que los estudiantes hablen, discutan, piensen y compartan ideas. Eso significa hacer que el aprendizaje sea una actividad social.

¿A qué se refiere con actividad social?

Hacer que la educación sea una empresa social. Si nuestros profesores son de mente abierta, los estudiantes serán de mente abierta. Si los profesores desarrollan el pensamiento crítico, los estudiantes también lo harán.

¿Qué debe suceder en un salón de clase para hacer realidad esas nuevas habilidades?

Muchos profesores, por desgracia, sólo tienen una herramienta a la mano que, supongamos, es el martillo. Deben nutrir su caja de herramientas porque no pueden atornillar con el martillo y serrar con el martillo. Deben hacerlo con el destornillador y con el serrucho. Deben utilizar cada herramienta para cada propósito. Necesitamos dotar a los maestros de un conjunto de habilidades.

Para usted, ¿cuál es la habilidad más importante que deben desarrollar los niños?

El pensamiento crítico, que quiere decir preguntarse por qué. Eso se traduce en curiosidad. Los colegios mataron por mucho tiempo la curiosidad y la creatividad. Pero ahora la necesitamos. Dejen que los niños pregunten y no que obtengan respuestas.

Artículo completo en:

Entrevista completa:


El Acuerdo Final: una tesis para sustentar

Por: Ignacio Mantilla

La presentación de este documento final es entonces comparable con la entrega, por parte de los estudiantes, de su trabajo de tesis. La alegría y satisfacción por haber superado esta importante etapa y liberarse ya de la presión del tiempo límite de permanencia en la universidad y la del director, se combina con el optimismo, expectativa y nerviosismo que despierta ahora su evaluación y sustentación para que pueda aprobarse. Creo que esos sentimientos comunes en los estudiantes de posgrado, fueron los que invadieron, en cabeza de Humberto de la Calle, a todo el equipo negociador (o de “estudiantes”) al hacer entrega formal del documento la semana pasada.

Artículo completo en:

Artículo completo: Mantilla