"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Sobre el insulto “parido por el ano” POR CAROLINA SANÍN

Ahora que me detengo a mirarlo, encuentro que hay algo especialmente interesante en mi insulto predilecto: si uno le dice a alguien “parido por el ano”, excluye la participación de una mujer en el nacimiento de ese alguien. Un parido por el ano puede haber sido —en el espacio fantástico que el insulto abre— parido por un hombre, ya que los hombres tienen ano tanto como las mujeres. Mientras que el ubicuo “hijo de puta” —que por cierto no deja de ser un buen insulto, usado a menudo por mí, lindo y hasta usado por don Quijote (flor y nata de la caballería y espejo de toda bondad)— sugiere que la persona que es blanco del insulto no tiene padre, el “parido por el ano” sugiere que no tiene madre. Mientras que la condición de “malparido” puede imputársele a una madre que parió mal, el “parido por el ano” no. Mi insulto, pues, hace que cambien las cargas de género de los ya consabidos, desgastados y un poco aburridores insultos genéricos —en el sentido de “comunes”, y también de “referentes al género” (hago la aclaración habiéndome resignado a que en este país hay que explicar toda ironía)—.

Artículo completo en:

Sanín: Sobre el insulto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s