"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Elogio del maestro en tiempos difíciles (3) -Por: William Ospina

Algunos maestros se propusieron abiertamente cambiar el mundo, contrariando las ideas y las costumbres de su tiempo.

Es fama que Alejandro, ya dueño de Grecia, se enteró de la leyenda de Diógenes y quiso conocerlo. Llegó con su cortejo, con su esplendor, hasta el lugar de Corinto donde Diógenes vivía, casi desnudo, en un tonel abandonado, y le dijo: “Pídeme lo que quieras, Diógenes, y te lo concederé”. Su respuesta es tal vez la más famosa de la historia: “Que no me quites el sol”. No sólo le estaba diciendo: “Apártate, que me estás haciendo sombra”. También le estaba diciendo: “Lo único que le pido al poder es que me deje ser quien soy y no me quite lo que es de todos”. Alejandro, esclavo de sus ejércitos y de sus ambiciones, debió de comprender que aquel era un hombre libre. Y dicen que le oyeron decir que si él no fuera Alejandro de Macedonia, el único hombre que le gustaría ser sería Diógenes. Ahí tenemos la primera versión del cuento del príncipe y del mendigo.

ARTÍCULO COMPLETO EN:

ELOGIO DE LOS MAESTROS – ELESPECTADOR.COM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s