"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Elogio del maestro en tiempos difíciles – Por: William Ospina

No todo el mundo encuentra en la vida los maestros que necesita. Pero por fortuna los maestros abundan, aunque nunca se sepa con certeza dónde están. A veces en el sistema escolar, a veces en el hogar, a veces resultan serlo nuestros amigos, y hasta puede resultar un gran maestro ese desconocido que pasa por la calle y suelta una frase que nos deja pensando. No sólo existe la academia: el mundo es esa gran escuela donde de pronto la revelación nos asalta. Todos sabemos de qué manera tan hermosa y frecuente la educación nos espera en los libros, donde, como decía Borges, uno puede encontrar no sólo a sus maestros sino a sus mejores amigos.

Pero los maestros pueden ser incluso más secretos que los libros mismos. Uno de los grandes sabios de Alemania, Friedrich Hölderlin, dijo que a él no lo habían educado las escuelas sino el rumor de las arboledas. Y añadió: “Yo entendía el silencio del Ether, las palabras del hombre nunca las comprendí”. La generación que llamamos romántica emprendió una gran rebelión contra la educación tradicional, que estaba petrificada en las academias, y se lanzó a aprender de la naturaleza y de los azares de la experiencia. Pero lo cierto es que lo sabían todo de la tradición: por eso fueron capaces de rebelarse contra ella.

Artículo completo en:

ELOGIO DEL MAESTRO 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s