"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

PIEDAD BONNETT / El valor de lo escaso /

Estoy con Franzen: es mejor no decir nunca textualmente al otro “te quiero mucho” que decírselo todo el tiempo, porque “es posible que una repetición habitual y demasiado frecuente vacíe de significado una expresión”. Valoramos mucho más un “te quiero” en un momento significativo que un te quiero convertido en fórmula al final de todas las llamadas.

http://www.elespectador.com/opinion/el-valor-de-escaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s