"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

ESQUELA I

ESQUELA I

Se enamoró de sus miradas a hurtadillas,

se enamoró del brillo naciente en su parpadeo,

se enamoró  del recuerdo siempre viviente luego de su partida,

se enamoró de sus manos, sus escritos y su diferencia,

se enamoró de la magia que opacaba sus errores,

se enamoró de la dificultad para comprender su ser,

se enamoró del momento en que se imaginó que el enamoramiento era bilateral,

se enamoró de la imposibilidad de ser amantes,

se enamoró del deseo juvenil con experiencias adultas,

se enamoró de sus lágrimas, sus secretos y derrotas,

se enamoró de la idea de huida furtiva y breve,

se enamoró de los besos imaginados y los helados no untados,

se enamoró de su don para batir al tiempo,

se enamoró de la realidad no presente en su contemplación,

se enamoró y simplemente jamás le dijo que se enamoró.

Esteban Páramo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s