"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

De palpitaciones y mandatos

De palpitaciones y mandatos

Me toca llegar temprano,

me toca estudiar demasiado,

me toca hacer caso,

me toca decir lo siento,

me toca dar gracias,

me toca trabajar duro y caminar lento,

me toca vivir y respirar,

me toca ser aquello que no quiero.

Cuántas caricias despilfarradas,

cuántos anhelos sin arribo a buen puerto.

Me toca callar contra el grito sincero,

me toca asumir en ausencia de vía libre

a lo creativo y lo mágico,

me toca ver desde las gradas

sin protagonizar el acto del verbo eterno.

Cuánto tacto malgastado,

cuántas sensaciones a la caneca,

cuánto ataque aliado y cómplice

vencido en las contiendas de la ortodoxia y la rutina.

Me toca,

sí, me toca,

siento la fuente de sus huellas

en el lienzo de mi ser,

es cincel allanando mi arcadia,

travesía de tambores

descubriendo aquello que no somos,

incógnita resuelta en las caricias,

las miradas sin adjetivo,

el temblor de los mástiles y velas,

los templos sin cerradura,

el vibrar desconocido de su cabello

en mis manos.

Me toca,

sí, me toca,

y yo,

la toco a ella.

Esteban Páramo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s