"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

BAILE DE ANTIFACES

BAILE DE ANTIFACES

Buenas noches señor… ¡Me recuerda su nombre por favor! Por ahora sólo soy yo, soy el reflejo que aparece en el espejo, la proyección en la mente de mis conocidos, una de las sombras habitantes en el mundo de mis enemigos, una postal más en el pasado de unos favorecidos, hoy soy el invitado de mí mismo, obviamente ingreso al baile, aunque para todos soy un desconocido.

¿Nos permites el primer baile de la noche? Los acordes del silencio arroparon el salón, la gala de atuendos y ojos camuflados disuelta en la vibración musical. Tu rostro me es familiar, jugabas en mi jardín hace unos años, eras ave en jaula confortable, tenías el canto de la inocencia, la inconsciencia de la infancia.

Un, dos, tres, media vuelta, cambio de pareja.

Acaso eres aquel nacido en nuestra casa, la razón de múltiples alaridos y de orgullos no dichos, el tesoro familiar convertido en oveja negra, desilusión existencial, éxodo tardío, reproche autodestructivo.

Violines más alto, evasión ante el naufragio cercano, una palabra más y el diluvio nos arrasará.

Esa mirada alguna vez contempló mi vida, eres tu joven lleno de esperanza, compositor de cartas, creador de sueños, enamorado secreto, recolector de estrellas, coleccionista de penas, ¿cuántos rechazos en tu memoria? ¿cuánta pérdida a causa de tu ausencia? No te valoramos y de seguro, la maldición en tu espejo podría repararse si hubiésemos decantado el sentido de lo nuestro.

Un, dos, tres, media vuelta, cambio de pareja.

Honor compartir esta pieza con la joven promesa, eres en quien se encomendó el futuro, la joya del esfuerzo y la dedicación, el éxito encajado en tu espalda, las manos al trabajo, olvidando el tacto en el prado, muchos títulos en tu pared, aunque sabemos sólo cuelgas códices de tu ser. Sigues siendo nuestro, sigues siendo júbilo institucional, sigues sin ser lo que desconoces ser.

Un, dos, tres, no hay cambio de pareja, pasos suaves, lentos, insonoros hasta la puerta, este no es mi baile, esta no es mi senda, todos conocen las marcas en mi rostro, yo no pude descubrir la verdadera careta.

Esteban Páramo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s