"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Sinfonía, desvelo y desvarío

Sinfonía, desvelo y desvarío

La temperatura se asemeja al infierno,

mentiras,

es el fastidio de enfrentar las cobijas y la cama

sin deseo de dormir

las horas necesarias.

Quisiera caer como piedra,

el deseo es más fuerte,

la máquina de ideas tiene ansiedad,

rebelde ante la quietud de la noche,

hambrienta de ilusiones, estrategias,

perversiones, recuerdos y risas pícaras.

Claro está: la paz, el orden y la esclavitud

están a la vuelta de la esquina,

pero en este momento,

la cobardía osará a vestirse

con un poco de imaginación.

Jugaremos el oficio de licencias poéticas,

con ellas se me permite besar tus pasiones,

acariciar tus secretos,

perfilar tus ilusiones,

silenciar tus promesas,

borrar tus miedos

y sobretodo

acallar el porqué

no te posas ahora en mi lecho.

Espero recuerdes los segundos

en que tu piel ha triturado tu tranquilidad,

ella prefiere danzar al vaivén de mis caricias,

vivir los trucos de mis dedos,

saborear el néctar de mi cuerpo;

prístino, inmaculado y siempre virginal,

pasionalmente inocente

ante el historial del sentimiento.

¿Quién eres?

Arrebata este papiro y rompe los velos,

hazlo como cuando tu pelo destruye la realidad

y deja un aroma que solo tu posees;

ciega mis ojos,

resucita el sentido de la erupción existencial;

seamos almas libres por unos cuantos segundos,

la trampa en marcha se halla,

el reloj de arena

reposa atado horizontalmente en equilibrio.

Juremos amor eterno a nuestra libertad narcisista,

confesemos la infidelidad al compromiso,

verdugo del nirvana lunar.

Amén a la locura,

bienvenida sea la vendimia

en los campos acogedores de este canto;

vivamos las escenas condenadas por la moralidad

que nos fue negada a crear;

ensoñemos a partir de un diluvio de besos robados,

la muerte sonríe,

morbosa se posa en la ventana,

nuestra cita aplazó la cita con ella;

sin embargo, merece un asiento

en el tendido de esta fiesta.

Se agotan las líneas,

todo por respeto al interés del lector,

breve pero ambrosíaco e inolvidable,

a la altura de una aventura

entre las ventanas del firmamento,

protectoras de la libertad de los nuestros,

depredadoras y alcahuetes

de los cazadores de utopías.

Pretendo descubrirte en la ausencia de tiempo y espacio,

alucinación humectando el insomnio pretérito.

¿Dónde habita tu respuesta?

Destruye la puerta,

pulveriza las certezas,

captura el momento,

recuerda las marcas de mi nombre en tu interior,

¿las sientes?

Podrás olvidarme,

mas el escalofrío de ese segundo mágico

permanecerá a lo largo de tu leyenda.

Desencadena tus dedos,

bien sabes las hazañas a conseguir con ellos.

Sé que logro derretir tu hielo en este momento,

desvarío al vivir el éxtasis de nuestro encuentro.

Esteban Páramo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s