"(…) aquel que besa una alegría en vuelo vive en la eternidad de la aurora". William Blake

Confieso que te extraño

Confieso que te extraño

Confieso que te extraño,
como aquella tarde,
tu silueta vagaba
por las calles de una biblioteca,
una luz tenue,
el abrigo de Botero
la única protección,
a lo lejos mi mirada fija,
mi rezo y suplica
el peligro no debía actuar en la escena.

Confieso que te extraño,
como aquellas despedidas
en que el abrazo se ausenta
y sólo un hasta luego
aparece como colofón del encuentro.

Confieso que te extraño,
como extraño cada trinar tecnológico
en que tu esencia habita mi existencia,
elixir cargado de signos con mensaje cifrado,
no importa si nunca lo entiendo,
sólo sé que estás del otro lado.

Confieso que te extraño,
cual reminiscencia de la tarde
en que ambos admirábamos un árbol
en latitudes separadas,
tu ante el almíbar de ramas tropicales,
yo ante el abrigo de un viejo conocido
en el parque de Jalisco.

Confieso que te extraño,
como extraño esos ojos que no he visto,
el cabello de color no descifrado,
el sabor de dulces derrotados,
el apodo innombrable siempre dicho.

Confieso que te extraño,
porque más que lluvia en esta tarde,
es tu imagen quien recorre el pensamiento,
no me extraña el extrañarte,
pues no es lejano sentimiento.

Esteban Páramo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s